30 de abril de 2016

Un piano en nuestra nariz

Sí, sí, habéis leído bien. Esta semana hemos tocado el piano en nuestra nariz. 

El lunes estuvimos hablando sobre como podíamos hacer música con nuestro cuerpo. Lo primero que hicimos fue ponernos a bailar, pero eso no era música exactamente.

Pensando un ratito nos dimos cuenta que podemos cantar, tocar palmas, hacer pitos (o intentarlo), silbar (o hacer algo parecido a un silbido), hacer que llueve (tocando con dos dedos sobre la palma de la otra mano), o bien haciendo que llueve con nuestra boca, por ejemplo.

Pero Laura nos dijo que tenía algo con lo que íbamos a hacer música, música como la que se hace con un instrumento musical, pero con nuestro cuerpo o con cosas que no son instrumentos.

Nos enseñó un tablet, ¡ah no! un portátil, ¡ah no! que es las dos cosas. Que sorpresa nos llevamos cuando vimos que la pantalla de ese portátil giraba y se ponía encima del teclado.

Pero lo chulo, y lo que hace magia de verdad es otra cosa. Es como un mando de una consola, pero un poco diferente. Tiene un montón de cables de colores con pinzitas. Y esas pinzas la profe las enchufó en el mando. Y además tiene otro cable mas largo que va al ordenador. Cuando lo enchufamos se encendieron unas luces en el mando.

No sabemos muy bien como funciona, y la verdad ahora mismo tampoco es lo importante, pero cuando varios de nosotros cogimos los cables pasó esto:


Os podéis imaginar nuestras caras la primera vez que vimos que "sonábamos", o que "sonaban" las chucherías, o los dibujos que habíamos hecho con lápiz sobre un papel normal. Aunque esos momentos no están grabados, en el vídeo podéis ver que en ningún momento nos dejó de hacer ilusión y de sorprender.

Al principio era tan "extraño" sentir que al tocar a un amigo sonara, que nos quedábamos paralizados, sin saber muy bien que hacer.

- Pero esto, ¿cómo puede ser?
- Pues porque es magia, y ya está.
- Mira Laura, si toco se enciende la luz.
- Anda, y ahora "no me funciono" (tocándose la nariz repetidamente).
- Es que no eres el blanco.
- Pero ¿estás tocando el metal?
- Y ésta batería, ¿me la puedo llevar a casa?.
- No, porque no tienes los cables.
- Pues le digo a papá que los compre en el mercadona.

Seguramente alguno de nosotros, os habremos intentado explicar en casa que habíamos tocado el piano en nuestra nariz. Y es que es tan difícil de explicar, que hasta a los mayores les cuesta hacerlo. Vamos a intentarlo a continuación (y si cuando acabéis de leer la entrada, os quedáis con ganas de más, recordar que Google os ayudará).

Ese mando se llama Makey Makey y es una placa que simula ser un teclado y un ratón (los cursores, el espacio y el clic). Así que cada cable que conectamos a cada una de las partes, lo que hace es mandar la orden al ordenador. Además de esto necesitamos un programa que ayude a codificar estas ordenes en sonido (bien de piano, de batería o de bongos, que son los que probamos). 

Uno de esos cables es el que "manda" (la toma tierra). Nosotros siempre hemos puesto el blanco en esa posición. Por lo tanto, el que tenía el cable blanco al tocar a cualquier otro niño, chuche o dibujo, con otro cable de otro color, hacía que sonara.

Teníamos que tener varias cosas en cuenta. Si no teníamos el cable cogido por la parte de la pinza o metal no sonaba. Si yo no llevaba el cable blanco no podía hacer "sonar" ninguna cosa o niño.

Al jugar con nuestro cuerpo experimentamos donde "sonaba" y donde no. Por ejemplo, en la mano, nariz, moflete, labios, cuello, sí sonaba. En cambio si tocábamos en el pelo, en la ropa o zapatos no.

También probamos a tocarnos varios a la vez. Y menudo lío de sonidos.

Probamos a que tocara el niño del cable blanco a los demás, y también a que el resto de colores tocaran al blanco. También probamos a llevar dos cables cada niño.

Además comprobamos que las chuches que tenían azúcar no iban bien.

También probamos a enchufar cosas de nuestra clase: un peluche, las uvas del supermercado, un coche, plastilina, un animalito. Pero no conseguimos que nada funcionara bien.

Aunque no lo llegamos a probar, Laura nos contó, que Ainhoa (otra profe del cole), le había contado que con agua también funcionaba, y que con ese mando se puede jugar a algún vídeo juego.

Y ya cuando Laura cogió el cable blanco y se puso a tocar en nuestra nariz el inicio de la canción del Cumpleaños Feliz, casi nos da algo...

Este "juguete" se va a quedar unos días más en el cole, y la próxima semana, que celebraremos la "Semana matemática" volveremos a disfrutar con él en la exposición.

Una experiencia genial que no olvidaremos.


Leer más...

29 de abril de 2016

Kandinsky y los cuadros realistas

Algo que habíamos descubierto al inicio del proyecto de Kandinsky y gracias a la información que hemos ido llevando a clase, es que nuestro artista lo que de verdad le gustaba era mezclar colores, dibujar formas, líneas... 

Esto lo tenía muy claro cuando era niño, pero cuando comenzó a formarse todos le decían que en sus obras tenía que ceñirse a objetos y cosas reales.

Pero ¿qué era eso de cosas reales? Resulta que son cosas que existen de verdad, cosas que vemos.

- Una pizarra.
- Niños.
- Las profes.
- Un chandal.
- Flores y árboles.
- Casas.
- Mi perro.
- Los juguetes.

Así que los cuadros en los que veamos cosas que existen en la realidad, podemos decir que son cuadros realistas.


Y con estos datos, llegó el momento de clasificar unos cuadros (que nada tenían que ver con Kandinsky, pero eran "arte"). 

Observamos qué aparecía en las imágenes. unas casas, el mar, el cielo, un gato, unas personas, comidas...

Y los separamos en SÍ tienen cosas reales o NO las tienen. 
Por lo tanto SON REALISTAS o NO LO SON.




En los que no son realistas, vimos manchas de colores, líneas, espirales, caras escondidas entre colorines...

Muchos de los cuadros realistas son PAISAJES. Pero ¿qué es un paisaje?

Pues parece que un paisaje es lo que veríamos si cogiéramos una cámara de fotos (de verdad o la de un móvil) e hiciésemos una fotografía de lo que vemos al estar al aire libre o al abrir la ventana. Por ejemplo, desde el recreo, podemos hacer una foto a las montañas que tenemos un poquito lejos. Si estamos en la playa, podemos hacer una foto desde la orilla al mar y al faro. Si vamos a la montaña, nos podemos sentar en el suelo y hacer una foto de los árboles y pájaros que tenemos alrededor.

En estos ejemplos, lo que estamos haciendo es hacer fotografías de paisajes. Pero si en lugar de hacer fotos dibujamos y pintamos, estamos haciendo un cuadro de un paisaje. Lo podemos ver, o lo podemos imaginar, crear. Hemos visto cuadros que parecen que son fotografías, son tan tan tan tan realistas, ¡¡que parecen de verdad, no un dibujo!!!

A veces los paisajes tienen mar, ríos, árboles, animales, casas, calles... y también podemos incluir personas. A veces en los paisajes es de día, o de noche. Pero lo que casi casi es seguro (según todas las imágenes de paisajes que hemos visto en clase) es que encontramos suelo y cielo. 

Los paisajes también pueden cambiar. Nosotros, hemos observado cada día desde septiembre el paisaje que vemos desde la ventana de clase y no ha sido siempre igual. A veces el cielo está gris, a veces tiene nubes muy grandes blancas, a veces los árboles están verdes y tienen muchas hojas, otras están secas...

Os dejamos el vídeo que vimos en clase sobre paisajes. Nos gustó tanto que le hemos pedido a la profe que lo ponga también en el blog para verlo con los papás.


Sabemos también que hay cuadros realistas que no tienen por qué ser un paisaje, si no que pueden ser un dibujo de un objeto en concreto, un retrato...


Después vimos una presentación con muchas obras de Kandisnky. Algunas ya nos suenan, incluso conocemos algún título. Al verlas fuimos diciendo si creíamos que eran realistas o no, y también describíamos lo que veíamos en ellas. Kandinsky verdaderamente no hacía cuadros realistas del todo, ya que no son imágenes que parecen fotografías, pero al tener o poder ver algún elemento real, los hemos denominado realistas.




Y después jugamos con la PDI a clasificar estas obras de Kandinsky. Teníamos diferentes cuadros, y tuvimos que ponerlos en su sitio, dependiendo de si eran realistas o no.



En otra actividad una espiral se comía los cuadros si los colocábamos bien, y si no... ¡los escupía!. No sabéis que caras de sorpresa al ver que los cuadros iban desapareciendo.

- Pero ¿donde van?
- ¿Están en otro círculo?
- ¿Y qué va a pasar?



Os dejamos un vídeo y algunas fotografías más de nuestra clasificación de cuadros realistas y no realistas.






Nos quedamos tranquilos al ver que al acabar de colocar todos los cuadros en su sitio y que no quedase ninguno, apareció una tabla con todas las imágenes. Vamos, que eran las tripitas de los círculos gigantes.

Como ya teníamos claro lo que era un cuadro realista: un dibujo de algo que encontramos en la realidad, llego el momento de hacer nuestro propio cuadro.

Y nos animamos a hacer un paisaje. ¿Qué os parecen?



Leer más...

28 de abril de 2016

Tortugui visita la casa de Alba

El fin de semana pasado Tortugui realizó su segunda excursión. Esta vez fue a casa de Alba.

Allí se lo pasó fenomenal, la cuidaron super bien. Y para que lo pudiéramos ver nos trajeron a clase varios vídeos dónde observamos como la limpiaban, le cambiaban el agua, le daban su comida...


Nos hizo mucha ilusión ver al perro de Alba en el vídeo y ver su habitación. Y por supuesto ver a Daniela, de la que tanto nos habla Alba.

Además en el libro de Tortugui, escribieron qué es lo que habían hecho y  también añadieron una fotografía y un dibujo de nuestra mascota.


Muchas gracias por compartir con nosotros vuestra experiencia.
Leer más...

La amiga de Gastón

Esta semana hemos tenido una visita muy importante: HA VENIDO A CLASE UNA AMIGA DE GASTÓN.

El martes por la tarde ocurrió esto:


Cómo veis, al abrir la casa de Gastón apareció ¡¡UNA ABEJA!! No era una mariquita como Gastón, era una abeja porque los colores así lo indicaban: negro y amarillo.


Menuda expectación el ver como se movía, que aunque era igual que Gastón, para nosotros fue todo un momentazo.

Observamos en qué se parecían y en qué se diferenciaban. También pensamos cual de las dos iría más rápido, y para solucionarlo, ya habéis visto que hicimos una carrera.

En lo que no tuvimos ninguna duda es en que iban a funcionar igual porque tenían los mismos botones.

Así que pudimos utilizar los dos tableros a la vez.






Vaya alegría saber que Abeja (que es así como la hemos llamado), vaya a estar en el cole la última semana que tenemos a Gastón (que se despedirá de nosotros el viernes).

Abeja no pertenece al mismo proyecto que Gastón, si no que Laura la ha cogido prestada de un sitio para profes que funciona como una biblioteca. La tendremos unos días más en el cole y formará parte de la exposición de la "Semana Matemática" que se celebra la semana que viene en el colegio.


Leer más...

27 de abril de 2016

Pablo, Peppa Pig y los números

Hace unas semanas Pablo trajo un libro a clase de Peppa Pig.

Nos emocionó ver a Peppa, ya que nos encantan sus dibujos y sus aventuras. En esa ocasión el libro no tenía una historia, si no que nos ayudó para recordar los números del 1 al 10.

Contamos en cada una de las páginas los objetos o personajes que aparecían, y recordamos todas las grafías.


Muchas gracias por compartir el libro con nosotros.

123 con Peppa
VVAA
Beascoa, 2015
Leer más...

Gastón y nuestros cuentos favoritos

Hoy os vamos a hablar de otra actividad que hemos hecho con Gastón.

Hemos aprendido que Gastón también sabe girarse a un lado y a otro (a derecha e izquierda). Y aunque nos cuesta un poquito más, cada vez lo vamos haciendo mejor.

Por eso, ahora ya utilizamos un tablero cuadrado.Y para que Gastón no se tropiece le hemos puesto un papel transparente (que Laura nos ha dicho que eso es forro de libros, pero la verdad es que es un poco raro).


Debajo de ese plástico transparente podemos ponerle cualquier imagen. Y lo primero con lo que jugamos fue con unas tarjetas de los personajes de los cuentos que más nos gustan. Menuda alegría nos llevamos cuando vimos a Monstruo Rosa, Cocorico, el conejo de Voy a comedte, la Superabuela...

Nos lo pasamos fenomenal.




Leer más...

26 de abril de 2016

El cartero de los números

Hoy os traemos un juego para repasar los números del 1 al 10 y su orden en la recta numérica.

Tenemos a un cartero que tiene un poco de lío y le tenemos que ayudar. Se le han caído todas las cartas al suelo, y ahora no sabe en qué casa las tiene que dejar.

Podemos ver los números de la casa, para buscar el número igual en el sobre, o bien, complicar un poco más la actividad y hacer que los números de las casas sean invisible (haciendo clic en el botón superior izquierdo "Hide numbers").

¿Empezamos?


Leer más...

25 de abril de 2016

La gran fábrica de las palabras

Otra de las actividades que realizamos la semana pasada fue elaborar un mural con las palabras que nos gustan.

Para introducir la actividad, vimos un cuentacuentos del libro titulado: La gran fábrica de las palabras.

El libro cuenta la historia de un país que tiene una gran fábrica de palabras. La gente de ese país no habla mucho, ya que tienen que comprar las palabras y después tragárselas. Como muchos de ellos no tienen dinero, necesitan ahorrar muchas palabras, y eso conlleva a que casi no hablan. 

Además las palabras más bonitas eran las que mas dinero costaban. En primavera, solían poner rebajas, y algunas palabras eran más baratas, pero claro, también eran palabras que usamos muy poco. A veces otras palabras aparecían en la basura, pero esas palabras no eran muy bonitas.

La gente que tiene mas dinero lleva sombreros, bolsos y bolsas llenos de letras y palabras. En cambio la gente más pobre tan solo viste retales de hojas con líneas en blanco y algunos dibujos.


El protagonista del cuento, de familia humilde, consigue cazar tres palabras que se escaparon por la chimenea (cereza, polvo, silla), y se las quiso regalar a alguien muy muy especial para él. Y aunque no son mucha cosa, espera que ella entienda todo lo que quiere expresar. 

¿Os imagináis que esto sucediera de verdad? ¿Que para hablar dependiéramos de las palabras que compráramos?

Nosotros en el cole, pensamos que palabra nos gusta, por como suena, por si es corta o larga, por lo que significa o por lo que nos recuerda.

Y nuestro listado quedó así:
Tiovivo (Pablo).
Amor (Francisco).

Papás (Ada).
Coche (Andrei).
Oca (Alba).
Trenzas (Marta).
Rojo (Samuel).
Palabras (Inés).
Papá (Sofía).
Hermano (Miguel).
Mamá (Sebástian).
Beso (Asier).
Chocolate (Alonso).
Números (Daniel).
Letras (Aitana).
Casa (Acher).
Pollo (Melania).


Escribimos estas palabras en papeles de colores y las pegamos en el mural que hicimos entre todos los niños de infantil.




Quedó así de bonito.




Y ahora os proponemos un juego; vamos a pensar palabras que nos gusten, podemos poner dos, tres, cuatro, las que queramos. Tienen que ser palabras que nos resulten bonitas, que elegiríamos si fuésemos a esa fábrica de palabras.

¿Os animáis? Comienza la profe.

Para terminar os dejamos el vídeo del cuentacuentos para que lo podáis disfrutar en casa. Aunque ya sabéis, que nada como tener el libro entre las manos para observar los detalles de las ilustraciones y el olor del papel y la tinta.


La gran fábrica de las palabras
Agnes De Lestrade / Valeria Docampo
SleepySlaps, 2010
Leer más...

24 de abril de 2016

Andrei, Mamá Oca y las vocales

Hace unas semanas Andrei trajo un libro a clase para compartirlo con nosotros.

Se titulaba Mamá Oca y las vocales, y contaba la historia de Mamá Oca y sus amigos, que se pusieron a leer un cuento, pero...¡las vocales habían desaparecido! Así que tienen que ponerse a buscarlas para poder disfrutar de ese libro.



Nos hemos divertido mucho con el cuento.

Muchas gracias por compartirlo.

Mamá Oca y las vocales
Ana Wennberg / Irene Bordoy
Colección Caballo Alado
Combel, 2000
Leer más...

23 de abril de 2016

Feliz Día de San Jorge

Feliz Día de San Jorge a todos

Leer más...

22 de abril de 2016

Día del Libro

Voy a regalar un libro, voy a regalar un sueño.

Efectivamente un libro, es algo tan maravilloso como un sueño. Nos traslada a un mundo mágico, a historias que cada uno interpretamos e imaginamos de una manera diferente.

Con un cuento estamos favoreciendo la capacidad imaginativa y creadora, fomentando el uso del lenguaje, la expresión, la interpretación de imágenes, aprendemos muchas cosas, reflexionamos sobre conductas… pero lo más importante disfrutamos con ellos.

En clase leemos muchos muchos cuentos y es que nos encantan. Cuentos que no tienen casi texto, a veces ni una sola palabra, cuentos que se pueden leer del derecho y del revés, cuentos que tenemos que mover…

El momento del cuento es un momento mágico, todos miramos atentamente, expectantes por descubrir la portada,  ver las guardas, por ver qué historia habrá entre sus hojas, quien será el protagonista… Tras la lectura, llega ver sus páginas de nuevo, pero esta segunda vez, sin decir ni una sola palabra.

Así que hoy, víspera del Día del libro, queremos hacer una entrada con algunas recomendaciones para este día en el que también celebramos el Día de San Jorge, patrón de Aragón.

Muchas ciudades y pueblos llenan sus calles de libros. Las librerías y editoriales salen a la calle, y además podemos tener la suerte de encontrarnos con algunos autores (escritores e ilustradores).

En nuestro pueblo, mañana se realizan una serie de actividades muy interesantes. Aquí os dejamos el enlace para que las conozcáis.

Mañana en Zaragoza, el Paseo Independencia contará con más de 90 puestos de librerías, editoriales y asociaciones culturales desde las 10 de la mañana hasta las 21h. Muchos de los libros tienen un 10% de descuento. Además hay una serie de actividades paralelas (Cuentacuentos, lecturas dramatizadas…) en la Plaza España y a la altura de Correos. Os dejamos aquí un enlace donde podéis encontrar toda la información. Y desde este enlace podéis acceder al resto de actividades programadas.

Y como paseando entre libros es muy difícil no caer en la tentación de llevarnos a casa uno (si no son más), os queremos recomendar algunos de ellos.

¡Que viene el lobo!
Cédric Ramadier / Vicent Bourgeau. 
Lóguez

¡Cuidado, que llega el lobo! Da miedo. Parece decidido: quiere comernos. Pero, de pronto, una idea: si inclinamos el libro, quizá resbale. Y si se acerca, ¿podemos agitar el libro para que se caiga? O quizá es suficiente con pasar la página para que desaparezca.
Un divertidísimo libro interactivo que invita al juego con sólo pasar sus páginas. 


¿Jugamos?
Hervé Tullet
Kókinos

Hervé Tullet nos deleita con otro libro interactivo donde la simplicidad y la genialidad se dan la mano para ofrecernos una experiencia única. Esta vez todo empieza con nuestro amigo el punto amarillo y una línea que debemos seguir, ¿dónde nos llevará?.



Si le das una galletita a un ratón
Laura Joffe Numeroff /Felicia Bond
Harpercollins


Cuenta la historia de un niño que da a un ratoncito una galleta. Y si le das una galletita a un ratón, seguro te pedirá un vaso de leche y muchas cosas más, desde un corte de pelo, hasta colores para colorear. Un libro tierno y divertido que te deja con las ganas de volverlo a leer.





Cómo esconder un león
Helen Stephens
B de blok

Un día cualquiera, un león vino al pueblo para comprar un sombrero... Pero la gente del pueblo se alarmó un poco y empezó a perseguirlo. Así es como Iris encuentra al león escondido en su casita de muñecas. ¿Dónde podrá esta pequeña niña ocultar a un león enorme?.

Un libro divertido y entrañable. Sencillo pero muy sorprendente, con altas dosis de ingenio y sentido del humor.



Harold y el lápiz color morado
Crockett Johnson
Miau


Una noche, Harold decide dar un paseo a la luz de la luna. Pero hay un pequeño problema: ¡la luna no esta fuera!. Por suerte, Harold lleva consigo su lápiz color morado y en un abrir y cerrar de ojos, se "las pinta solo" para enredarse en toda clase de aventuras. Un libro, creado en 1955, que despierta la imaginación y que con unos dibujos de líneas sencillas mantiene nuestra intriga y atención en cada una de las páginas.



Un poco perdido
Chris Haughton
Milratones

Un pequeño búho se cae del nido donde dormía con su madre, y de repente se encuentra sólo y perdido en mitad del bosque. La ardilla que ha visto cómo se caía y le observa, se presta a ayudarle para encontrar a su madre. Con las pistas que el pequeño búho va dando sobre cómo es su madre, la ardilla acaba llegando a la rana, que finalmente les lleva junto con la mamá búho, la cual buscaba a su hijo desesperadamente. Un libro tierno y con unas ilustraciones geniales, que cuando lo acabas de leer, no sabes si la historia se va a repetir de nuevo.


La gallina Cocorina
Mar Pavon / Mónica Carretero 
Editorial Cuento de luz


Cocorina es una gallina simpática y cariñosa, pero también torpe y despistada. Pero sus tres simpáticos pollitos, la quieren tanto que no la cambiarían por nada del mundo. Y es que, claro está, el amor que sienten por ella todo lo perdona. Porque Cocorina es una gallina especial y única, tanto que pone huevos del revés......Pero un rumor mal intencionado comienza a circular por el gallinero....

Un libro en verso con unas fantásticas y divertidas ilustraciones.




¿Dónde está la luna?
Jordi Amenós / Albert Arrayás
Pequeño Fragmenta  

Pablo se fija un día en la luna y la descubre tan bonita, brillante y mágica que al día siguiente vuelve a observarla, pero la ve más pequeña. Con preocupación ve como cada día va disminuyendo su tamaño hasta desaparecer y entonces se pregunta qué le habrá pasado. Cada uno de sus amigos tiene una teoría bien distinta y disparatada. Al final, el maestro les desvela el misterio. Un libro con el que aprender y disfrutar.


Mi papá
Coralie Saudo / Kris Di Giacomo 
Kókinos

El papá del niño que protagoniza este libro es grande y fuerte. Sin embargo, tiene una pequeña debilidad: por la noche no quiere ir a dormir. Protesta, remolonea, pide un cuento tras otro e inventa mil excusas para no quedarse a solas en el cuarto. ¿Logrará este niño arropar a su papá y apagar la luz? Un libro que trata la complicidad del niño con su padre y el miedo a dormir solo.




Mi mamá es mágica
Carl Norac / Imgrid Gordon
Editorial Norma

La mamá de la pequeña niña que protagoniza esta historia puede preparar un pastel tan grande como un cohete y lograr que los monstruos que aparecen en la noche, desaparezcan inmediatamente. No tiene un sombrero puntiagudo o una varita. Ella no necesita ese tipo de cosas. Pero esa mamá es mágica de todas formas. Un libro que describe el amor a las mamás.


Esperamos que os guste nuestra selección.

En la pestaña Symbaloo tenéis también los enlaces a los libros que hemos ido leyendo en clase.

FELIZ DÍA DEL LIBRO A TODOS


Leer más...

Tortugui visita la casa de Acher

El fin de semana pasado Tortugui comenzó sus viajes. 

La primera parada la ha hecho en casa de Acher.


Allí se lo pasó en grande, la cuidaron muy bien y además comenzaron a escribir en el libro: "Los viajes de Tortugui" y Acher hizo un dibujo de nuestra mascota.


También hicieron un vídeo explicándonos como le cambiaban el agua y le daban de comer. Nos encantó verlo en clase, y Acher se puso muy contento de verlo.

Muchas gracias por compartir con nosotros vuestra experiencia.
Leer más...

21 de abril de 2016

¡Somos los protagonistas de un cuento!

Se acerca el día del libro, y qué mejor regalo que un cuento en el que nosotros somos los protagonistas.

La profe hace unas semanas recibió un correo electrónico de una de las paginas que os recomendó sobre libros personalizados. En ese correo le propusieron regalarnos un cuento para clase. 

Y esta semana, Laura nos ha sorprendido con este libro.


Claro, nosotros no sabíamos nada de nada. Así que como siempre, Laura nos enseñó la portada.

- Pues veo unas letras.
- Yo veo unos monstruos.
- Si, tienen muchos ojos.
- Uno tiene cinco.
- Y los otros tres.
- Son  monstruos verdes.
- Igual son amigos del Monstruo Rosa.

Después nos leyó el título: ¡Nos invaden los marcianos!

- Ah!, son marcianos, que vienen de otro mundo.
- Sí y van en una nave.

Y empezó a leer la historia.


"Había llegado el día que todos los alumnos de la clase de Las Tortugas (nuestros ojos se abrieron) del colegio San Roque (abrimos también la boca), de María de Huerva, estaban esperando". (y casi nos da algo)

- ¡Eh! ¡Es nuestra clase!.
- ¡A ver los dibujos!.

Después de este momento de sorpresa absoluta, Laura continuó.


Soñaban con ese momento desde que comenzó el curso. Hoy irían a ver la clase que les iba a tocar el próximo año. (nuestras caras mostraban una verdadera curiosidad)

Esto era muy importante. ¡Importantísimo! Porque el curso siguiente iban a dejar de ser, por fin, los pequeños de Infantil. 

Germán y Andrei  (de nuevo los ojos se nos salían de las órbitas: ¡Salimos nosotros!) no habían podido pegar ojo en toda la noche imaginando la cantidad de juegos nuevos que tendrían por descubrir.


Francisco y Miguel (risas, miradas cómplices, alegría...) se habían despertado tres o cuatro veces…

Y el cuento siguió, y nosotros con cada nombre que escuchábamos mas atención prestábamos a la historia.



Cuando llegamos a esa clase, resulta que no había nadie. Y lo que es peor, descubren que hay una nave espacial en el recreo.

En un momento dado la profe (en el cuento) se lleva un susto terrible y se desmaya.

- ¿Que te desmayas? 
- ¿Pero ahora que va a pasar?
- ¿Te quedas solita?

Claro, queríamos saber qué iba a pasar. Impacientes escuchamos el resto de historia.

Menos mal que al final Laura se despierta y vaya gracia nos ha hecho descubrir que lo hacía gracias a un beso que le ha dado Alonso.

Al final del libro aparece una foto nuestra, así que ya os podéis imaginar de nuevo nuestra reacción.

Preguntamos por Tortugui, que no aparece en el cuento (como hace muy poquito que la tenemos, cuando la profe recibió el correo aún no teníamos mascota)

También le preguntamos a Laura:

- Y en ese dibujo, ¿quién soy?

Teníamos bastante curiosidad por ver nuestros dibujos.

Nada más acabarlo, le pedidos a la profe que nos lo leyera otra vez. 

Cómo nos ha gustado escuchar que aparecían nuestros rincones, nuestros juegos, algunas de las cosas que hacemos en clase...

Recordamos cada una de las cosas que hacíamos en el cuento: Aitana le enseñó a uno de los marcianos a jugar con la mesa de luzGermán hizo pompas de jabón, Daniel le explicó como pintar con pincel, Asier jugó a hacer torres super altas con las construcciones. Melania jugó a las muñecas con el marciano y Sofía a la casita, mientras Marta le explicaba qué cosas tenemos en el supermercado. Samuel jugó a los coches y Pablo con la plastilina. Andrei le contó lo que hacíamos en el Rincón de plástica y Ada a jugar con los gomets. Acher hizo puzzles, Alonso le iba enseñando las letras y Sebástian se las iba escribiendo en la pizarra. Alba le contó cosas de su perro, Francisco le enseñó a montar en bici y Miguel e Inés le hablaron de la Patrulla Canina y de Peppa Pig.

Casi todos nos acordábamos de la frase que decimos en el cuento, o de lo que le enseñamos al marciano.



Muchas gracias Elena, por este regalo tan especial.

Hemos pensado que queremos enseñar a nuestras familias este cuento tan bonito, así que durante unas semanas se va a convertir en un libro viajero. 

Cuando todos hayamos disfrutado de él en casa, volverá para formar parte de nuestra biblioteca de aula.


¡Nos invaden los marcianos!
Elena moreno / Sonia Sanz
Libros Únicos.
Leer más...

El regalo de Roque Rataplín

Para celebrar la semana del libro, Roque nos ha planteado un juego. 

Por los pasillos del colegio ha ido dejando frases de diferentes cuentos y nosotros hemos tenido que descubrir de qué cuento se trataba. Algunos los conocíamos y otros...con las pistas que nos ha dado la profe, hemos pensado que serán los siguientes que leeremos en la biblioteca.


Así que recorriendo el colegio nos hemos topado con frases como:

- Soplaré y soplaré y la casa derribaré.
- ¡El lobo y los cerditos! (hemos gritado). (Los tres cerditos).

No abráis la puerta a nadie sin que antes enseñe la patita. 
- Ese es del lobo y los cabritillos. (Los siete cabritillos).

Mi Pilarín, tan amada sois tan maja y tan salada y tenéis tan ellos dientes y tan dulce la mirada...la piel, aterciopelada y esa melena en cascada que, mas que roya, es dorada. 
- El del dragón de San Jorge (Te quiero Valero).

Hemos descubierto también la del Patito Feo, la de Pulgarcito... Y además ya tenemos unos cuantos libros para leer: El pez Arcoiris, El Gallo Quirico, Moncho y la mancha, La bruja rechinadientes...

Nos ha gustado mucho pasear por el colegio, ya casi conocemos todos los rincones.

De paso hemos aprovechado y hemos hecho una parada en clase de Miriam, para saludar a los chicos de 2º B y les hemos dado las gracias por el regalo que nos hicieron. Y allí hemos visto como era su clase y también hemos conocido a Huesitos, el esqueleto que tienen en clase.

Al volver a clase y como hemos hecho requetebien el juego que nos ha preparado Roque, nos ha dado un regalo: unos mini sobres con nuestro nombre.

En los sobres hemos encontrado: una carta de Roque, una pegatina para pegar en nuestro libro favorito y...¿pero qué es eso? 

- Es una pegatina.
- Un cuadrado con puntitos.

Como no sabíamos muy bien qué era, Laura nos ha contado que era un código QR

Después ha cogido una botella de agua y un paquete de toallitas, y hemos visto algo que tenía un montón de líneas (muy finas, finas, mas gruesas).

- Eso es un código de barras - hemos dicho alguno.

Y sí, esas líneas llevan información de cada producto: el nombre, el precio. En los supermercados, cuando dejamos la compra en la cinta, el cajero o cajera pasa el producto buscando esa pegatina para pasarla por un cristalito y se oye "Piii".   


Pues resulta que un código QR es algo parecido, pero son de otra forma. No hace falta una caja registradora, si no que con un móvil (smartphone), un tablet o el ordenador, lo podemos "leer" y descubrir su información.


Así que Roque nos ha dejado el código QR con la sorpresa para que descubramos de qué se trata.

Con su móvil nos ha enseñado como se "escanea" esa pegatina cuadrada. Hemos oído el "Piii", pero... no hemos descubierto qué era la sorpresa, porque eso lo tenemos que hacer con los papás.

Así que por si no sabéis como utilizarlo, os dejamos un enlace del blog donde podéis encontrar información.



Leer más...