30 de enero de 2017

Wangari y los árboles de la paz

Otro de los libros que hemos leído esta semana es: Wangari y los árboles de la paz.

Esta vez Laura pensó contar el cuento de otra manera, primero lo veríamos en silencio y hablaríamos de lo que más nos había llamado la atención. Después ella nos contaría la historia de Wangari.

- He visto una niña con su mamá en el campo.
- Y una mujer mirando desde una montaña.
- Meten a una señora en la cárcel.
- Y había unos señores cortando árboles.
- Yo he visto un globo terráqueo.
- Había muchas mujeres con árboles pequeños.
- Un señor da un golpe a la mujer.
- Había muchos árboles.

Y tras esto, Laura nos dijo que este cuento estaba basado en una historia real, algo que había sucedido de verdad.

Cuenta la historia de Wangari, una niña que vivía en Monte Kenia, la montaña más alta de Kenia y la segunda más alta de África. Creció rodeada de árboles, escuchando los pájaros cuando iba a por leña con su madre. Ella cosechaba batata, maíz y caña de azúcar. 



Como era muy buena estudiante, recibió una beca y se fue a Estados Unidos a estudiar. 


Pero al volver todo había cambiado. Los árboles habían desaparecido, los talaban para construir edificios pero nadie se molestaba en replantarlos. Ya no había pájaros, ni tampoco batata ni máiz. Las mujeres ahora andaban encorvadas porque tenían que desplazarse muy lejos a por la leña.


Wangari decidió que eso tenía que cambiar, así que comenzó plantando en su casa nueve arbolitos. Después lo hizo en un campo cercano. También pidió ayuda a mujeres de aldeas cercanas. Wangari podía pagar un poquito de dinero a las mujeres que le ayudaban, mujeres que nunca habían recibido nada a cambio por su trabajo. Y ese gran Movimiento del Cinturón Verde se extendió. Los gobernadores se reían de ellas ya que pensaban que no serían capaces siendo mujeres de conseguir nada.


Incluso cuando Wangari se opuso a la tala de árboles, la metieron a la cárcel.
Pero no estaba sola, las mujeres que le habían apoyado seguían luchando por su sueño.

Consiguieron plantar más de treinta millones de árboles en todo el país, y además también sirvió para mejorar la calidad de vida de las mujeres.

Tras leer esta maravillosa historia, Laura nos explicó que Wangari Maathai en 2004 recibió el Premio Nobel de la Paz (fue la primera mujer africana en obtener este reconocimiento). Este premio se otorga "a la persona que haya trabajado más o mejor en favor de la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitos existentes y la celebración y promoción de procesos de paz". 

Wangari Maathai se licenció en Biología y tras seguir con sus estudios fue la primera mujer doctorada de África central y oriental. Su acción ecologista en favor de la reforestación y su preocupación por las extremas condiciones de pobreza en las que vivían miles de mujeres kenianas, la convirtieron en una mujer muy importante en el mundo.

Ya os hemos contado que estos días también conocimos a Mahatma Ghandi, que a pesar de toda su contribución a la paz mundial, nunca recibió uno de estos reconocimientos. 

Gracias a esta historia hemos hablado de muchas cosas:

- La importancia de los árboles en nuestra vida (para nosotros y también para los animales).
- El respeto al medio ambiente. 
- Que en ocasiones (injustas) el trabajo no es remunerado.
- La labor de las mujeres en el mundo.
- Que tanto hombres como mujeres pueden conseguir muchas cosas.
- La situación en diferentes países del mundo.
- La importancia de defender lo que uno cree a pesar de las dificultades.
- Que el ser un buen estudiante te permite obtener becas.
- Localizar en nuestro globo terráqueo algunos puntos del mundo.

Para finalizar hicimos nuestra versión de las guardas del libro, y cada uno de nosotros nos dibujamos rodeados de árboles y más árboles.


Tal y como dijo Wangari:

"La tierra estaba desnuda, mi misión era vestirla de verde".

Eso hicimos nosotros, vestir nuestras hojas en blanco de verde.




Os dejamos un vídeo del libro para que podáis descubrirlo antes de ir a por él a la biblioteca o a la librería.


Wangari y los árboles de la paz
Jeanette Winter
Ekaré, 2009
Leer más...

29 de enero de 2017

Picasso y la paloma de la Paz

Aprovechando que mañana se celebra el Día Escolar de la No Violencia y la Paz, queremos contaros algo que pasó el martes.

Laura vino a clase con una noticia que nos sorprendió mucho.

Habían aparecido en su casa un montón de palomas.

- ¿Se han ido volando?
- ¿Dónde están?
- Habrán venido a ver a Tortugui.

Las palomas no eran palomas de plumas, si no que eran unos dibujos en un papel.


La profe puso las imágenes en la pizarra y las observamos en silencio. Después cada uno fuimos diciendo cual nos gustaba más y porqué, y qué veíamos en la imagen.

- Son palomas de la Paz.
- A mi me gusta la de las flores, porque tiene muchos colores.
- Pues a mi me gusta la del sol, que tiene debajo una espada.
- A mi la que tiene un palito en el pico.
- A mi la niña que cuida a una paloma y tiene una pelota de colores.
- A mi la que tiene caras de señoras alrededor.
- ...

Cuando terminamos, Laura nos contó que todas esas imágenes eran cuadros de un mismo pintor.

- ¡Kandinsky! - dijimos muchos sin dudarlo.

Pero no eran de él, si no de un pintor español llamado Pablo Picasso. (Pablo Ruiz Picasso).


El pintor malagueño hizo famosa la paloma como símbolo de Paz , cuando uno de sus dibujos fue seleccionado para el cartel del Primer Congreso Mundial de Partidarios de la Paz, celebrado en Paris en abril de 1949.


En 1945 finalizó la Segunda Guerra Mundial, dejando una gran cantidad de muertos y heridos. Tres años después un grupo de intelectuales del mundo se reunieron para decidir como se podía evitar los que una guerra similar se repitiera de nuevo. Y como iniciativa de esta reunión se convocó el Congreso Mundial.

En ese congreso participaron personas muy importantes de todo el mundo, entre ellos Pablo Picasso.

Desde entonces el pintor comienza a realizar una serie de dibujos de palomas, algunos de las cuales se utilizarían para otros congresos similares.

A Picasso le encantabas los animales, y las palomas le acompañaron en muchas de sus obras.


Cuentan que su segunda hija nació el día que comenzó este Congreso y por eso decidió ponerle de nombre Paloma. A su vez, cuando su hija tuvo una niña, la llamó Paz.

Después Laura nos contó un poquito la historia de cada uno de los cuadros.

En uno de ellos podemos ver cuatro caras de diferentes tonos de piel. Este cuadro nos quiere explicar la existencia de diferentes razas, todas ellas unidas por la paloma de la paz. 


En otro, por ejemplo vemos una paloma posada por objetos que representan la guerra: espadas, armas...



También vemos una niña "cuidando la paz"...


La que más nos llamó la atención a la mayoría fue esta.


Y por eso hicimos nuestra propia versión.

Laura nos preguntó si nos atreveríamos a dibujar una paloma igual a la del cuadro de Pablo Picasso.

- Pero es difícil, porque está muy bien hecha.
- Pero a nosotros nos sale bien.
- Y si no sale igual no pasa nada. 

Así que nos preguntó qué nos parecería si esta vez le pidiéramos ayuda a la luz.

- ¿Quién es luz?
- Pues seguro que una pintora.

La profe nos pidió que pensáramos de qué manera ella a veces hace los dibujos en papel continuo. La verdad es que no nos acordábamos de eso.

Así que encendió el proyector y puso en el ordenador la imagen de la paloma. Nosotros la podíamos ver reflejada en la PDI (Pizarra Digital Interactiva).

Al principio era grande y ocupaba toda la pantalla, luego le fue cambiando el tamaño y la hizo más pequeñita.

Nos enseñó un folio en blanco y lo pudo sobre la PDI.

De repente esa paloma pequeña se veía dentro del papel.

- ¡Ya está! ya la tienes.

Pero cuando lo quitó, desaparecía y el papel estaba en blanco.

- A ver, dale la vuelta al papel que seguro que está detrás.

A la profe esto le dio mucha risa, pero cuando giró el papel la paloma tampoco estaba allí.

Volvió a colocar el folio sobre la PDI y allí estaba de nuevo. Laura nos explicó que si ponemos algo justo delante de la luz del proyector se ve reflejado en esa superficie. Primero en la pizarra, luego en el folio. Cuando Laura puso su mano en esa zona, también vimos la paloma en su palma. Se puso de espaldas y pudimos ver en su bata morada la paloma perfectamente.

Así que solo nos quedaba pensar como la podíamos pasar al papel.

- Pues coge un lápiz y repasas la línea que se ve.

Dicho y hecho. Y de esa manera hicimos que la paloma estuviera en el folio.

Después nos dijo que pensáramos en qué más sitios, además del proyector, tenemos luz en clase.

- ¡En la mesa de luz!

Así que la encendimos y pusimos una paloma encima, y sobre ella un folio en blanco.

- Haz lo mismo, repasa con lápiz el dibujo y a ver lo que pasa.

Y lo que pasó es que obtuvimos otra paloma igualita.

Pero claro...si en casa queremos jugar a calcar alguna vez, iba a ser complicado. No tenemos proyector y solo alguno de nosotros tiene mesa de luz.

Y pensando, pensando... resulta que todos tenemos cosas que dan luz en casa (además de las bombillas).

- ¡Las ventanas!
- Sí, porque entra sol.
- De noche no funcionará.

Y probamos a calcar una paloma en la ventana.

¡Menudo descubrimiento!

Entonces, después de todas estas reflexiones, llegó el momento de hacernos nuestra propia paloma de la paz al estilo Picasso.

Lo primero era calcar la silueta de la paloma. Para ello, utilizamos la mesa de luz ya que era más cómodo hacerlo sentados con el papel apoyado en horizontal. Tuvimos mucho cuidado de no mover el papel, algo muy importante cuando estamos calcando.




Después repasamos esa línea con rotulador azul. Escribimos la palabra PAZ y firmamos el cuadro poniendo nuestro nombre y el apellido del autor original.


Tras pintar el fondo con pintura tumbada de colorines, solo nos faltaba hacer las flores. Cada uno las hicimos como quisimos, con puntitos, con gomets, con pintura, rotuladores...



El resultado nos encantó, así que os las dejamos para ver si os gustan.

Leer más...

28 de enero de 2017

Uno y siete

Hoy os queremos hablar de un libro que hemos leído esta semana en el cole.

Se titula Uno y siete. Y Laura nos contó que el autor del texto es Gianni Rodari, un señor italiano muy importante. Fue escritor, pedagogo y periodista. Y su gran pasión era la literatura infantil, no solo leer y escribir cuentos, si no enseñar a inventarlos. 

La portada nos llamó mucho la atención. Es un libro grande y en el centro podemos ver a un niño subido sobre una escalera con dos palomas, una de ellas en la mano.

La historia comienza con una frase que nos hizo dudar un poco.


Una vez conocí a un niño que era 7 niños.

¿Cómo que un niño era siete niños? Estamos locos ¿o qué?


El libro nos va presentando a siete niños diferentes. Cada uno vive en un lugar distinto: Roma, París, Berlín, Moscú, Nueva York, Shanghai y Buenos Aires (como la abuela de Héctor). Ciudades muy distintas tal y como vemos en las ilustraciones.


Eso hacía que sus nombres fueran también distintos: Paolo, Jean, Kurt, Yuri, Jimmy, Chu y Pablo (como nuestro Pablo). 

Ellos están acompañados por sus papás. Cada uno de ellos tiene un oficio: conductor de tranvía, trabajador de una fábrica de automóviles, profesor de violonchelo, albañil, dueño de una gasolinera, pescador y pintor (pero no como Kandinsky, si no de los que pintan paredes como cuando Inés pintó con su papá la habitación de Leo).


Eran siete niños, con sus siete vidas distintas, pero todos tenían muchas cosas en común: tenían 8 años, sabían leer y escribir, les gustaba montar en bicicleta.


Aunque tuvieran el color del pelo o de la piel diferente, aunque hablaran otro idioma, los siete reían de la misma manera.

Y cuando se hicieron mayores ya no podían hacer la guerra, porque ellos sabían que eran un solo hombre.


Una historia profunda, que para nosotros en un principio se limitó a ver unas ilustraciones preciosas en las que algunas vimos muchos números, a escuchar nombres que nos hicieron gracia (como Chu, que es 2 en inglés), ciudades que nos sonaban, a hablar de nuestras experiencias. Y como no, a poner todos nuestros sentidos en el cuento y descubrir que la camisa que llevaba el hombre del final tenía el mismo estampado que las guardas (cosa que por supuesto Laura ni había visto). Y a aumentar la lista de sitios pendientes de visitar en Google Maps y para buscar en el globo terráqueo.

Todo esto se amplío con un empujoncito que nos dio Laura con su explicación.

Se podría resumir diciendo que nazcamos donde nazcamos todos sentimos, nos reímos y lloramos por las mismas cosas. Tengamos más dinero o menos dinero, vivamos en una ciudad grande o pequeña. Todos, en ese sentido somos iguales. Iguales con nuestras diferencias. Nadie es más que nadie, nadie puede anular y mandar sobre otros. 

Por eso hicimos comparaciones entre nosotros. Tenemos los ojos diferentes, difernete altura, diferente nombre, algunos vivimos en otros pueblos o nuestros abuelos son de otros países, o hablan otros idiomas. Pero si nos preguntan si nos duele darnos un golpe, todos decimos que sí. O si nos reímos cuando nos hacen cosquillas, o si nos encanta que nos den besos. Nos suelen gustar los mismos juegos, y si no es así respetamos que a los demás les gusten otras cosas.

Si desde niños, entendemos que todos somos iguales, probablemente cuando seamos mayores haremos que no existan las guerras.

Un libro precioso que habla de tolerancia, de respeto y de paz.

Os dejamos un vídeo del libro, pero os animamos a que lo busquéis en la biblioteca (en las librerías es un poquito complicado encontrarlo).


Uno y siete
Gianni Rodari / Beatrice Alemagna
SM, 2001
Leer más...

Iniciamos proyecto

Este trimestre hemos iniciado un nuevo proyecto: Los Dinosaurios.

Todo surgió cuando a mediados de noviembre Alba y Pablo trajeron a clase unas fotografías de su visita a Dinópolis. Ellos nos contaron muchas de las cosas que habían visto y aprendido allí.

Muchos de nosotros aportamos ideas sobre el tema y Laura no tuvo ninguna duda, nuestra curiosidad e inquietud daban paso a un gran proyecto de trabajo.

Ella no nos dijo nada, pero nosotros le mandábamos mensajes subliminales. 

Un día pensando palabras con la D...

- Pues la D, de ddddddd DANONE.
- La D de... dddddddd DINOSAURIO.
- La D de... dddddddd DINOPOLIS.

Otro día jugando a movernos por clase imitando a animales...

- ¿Y por qué ahora no somos cuellilargos que comen hojas de los árboles?

A los días comentando como nacen algunos animales...

- La gallina pone huevos y nacen pollitos.
- Sí, y los dinosaurios también nacen de huevos.

Por todo esto, al volver de vacaciones tenía que aparecer en clase lo siguiente:


La caja de las sorpresas llena de papelitos. Al moverlos y rebuscar entre ellos apareció lo que habéis visto en la foto.

- ¡Pero si son huesos de dinosaurios!
- Son huesos de dinosaurios como en Dinópolis.
- Ese es el malo.
- Sí cayó un meteorito y se fueron todos los huesos a Dinópolis.
- Cayó una bola de meteorito y los convirtió en esqueletos.
- A lo mejor un volcán entro en erupción, les cayó encima la lava y los convirtió en huesos.
- ¿Qué es la lava?
- Es el fuego rojo que sale de dentro del volcán.
- Pues también hay huesos de dinosaurios bebes.
- Salió una cosa del volcán y le quitaron la piel.
- Habían lanzado lava, los han encogido y se han metido en esta caja.
- Yo no tengo ni idea de lo que pasó.
- Los dinosaurios no podían correr porque son lentos.
- Pero algunos corren mucho.
- Los que tienen dos patas si que andan.
- Ahora no existen pero antes sí.
- Si porque cuando mi mamá era pequeña, había dinosaurios.
- En Dinópolis había unos con piel.
- Ese parece un Tiranosaurio Rex.
- No... parece un T Rex.
- Hay otros que vuelan que se llaman Pterodáctilo.
- Antes vivían en la selva y ahora los huesos viven en Dinópolis.

Cómo veis tenemos mucha información sobre el tema en nuestras cabecitas. Y como siempre al inicio de cada proyecto, también muchas dudas.

- ¿Algunos nadan?
- ¿O vuelan?
- ¿Comían de todo?
- ¿Vivían con personas?
- ¿De donde venía el meteorito?
- ¿Dónde están los huesos?
- ¿Eran muy grandes?
- ¿Volverán a nacer?
- ¿Dormían mucho?
- ¿Como se llaman?
- ¿Por qué algunos tienen pinchos?
- ¿Cuales corren más?

Así que ahora nos toca descubrir si esa información inicial que tenemos es real y también resolver todas nuestras dudas.

Nosotros comenzamos escribiendo a los papás una nota en la que les pedíamos ayuda para investigar sobre los dinosaurios.


Y además hicimos el primer dibujo del proyecto.



Os iremos contando todo lo que vamos aprendiendo.

Leer más...

Somos cocineros...¡de dibujos!

Sí, sí, habéis leído bien. Somos cocineros... ¡de dibujos!

Al volver de vacaciones Laura nos sorprendió apareciendo con un gorro de cocinera.

- ¡Eres cocinera!
- ¡Eres de Master Chef!
- ¿Vamos a cocinar?
- Yo hago muchas cosas con mi mamá.
- A mi me gusta mucho cocinar y prepara comidas.
- Eres una chef profesora.

Laura nos contó que este curso íbamos a jugar a cocineros, íbamos a elaborar recetas, pero unas recetas especiales. Eran recetas de dibujos.

- Pero ¿de dibujos?
- ¿Y los vamos a meter a un horno?
- Pues en clase no hay horno.
- En la sala de profes hay un microondas, así que los podemos meter allí.
- Pero el papel no se mete al horno.
- Hay uno que sí y no se pega.

Teníamos unas cuantas dudas que resolver. Así que la profe nos contó todo. 

Íbamos a cocinar en clase. Para ello utilizaríamos unos ingredientes que conocemos muy bien: líneas, puntos, cruces, zig zag, espirales, líneas curvas, círculos... Y jugamos a dibujarlos en la pizarra.

Nuestros utensilios de cocina también los conocíamos: lápices, pinturas, ceras, temperas, rotuladores...

Con esta información ya teníamos todo más claro.

Laura nos repartió los platos. No os imagináis la cara que se nos quedó cuando vimos que era un plato, con cuchillo, tenedor y un vaso.  

Llegó el momento de ponernos  manos a la obra. Ella nos iba diciendo los pasos a seguir y nosotros rápidamente con los utensilios íbamos poniendo los ingredientes de la forma que indicaba la receta.

Atentos y emocionados, comenzamos lo que será nuestro taller de grafismo en el que gracias al juego realizaremos diferentes recetas que nos ayudaran a trabajar la motricidad fina y la creatividad. Estas recetas nos servirán además para trabajar los números, ya que tenemos que prestar atención a las cantidades, a las posiciones de los ingredientes. Además numeraremos las recetas. Y con ellas también jugaremos a escribir los títulos.

Ahora os dejamos las fotografías de nuestras primeras recetas. En este caso elaboramos una Ensalada Rápida de círculos. Estaba... riquíiiiisima!!!!








Esperamos que os guste nuestro Lápiz Chef!!

Este taller está basado en el libro de Hervé Tullet, La cocina de dibujos de la editorial Phaidon.
Leer más...

27 de enero de 2017

Día de la Paz

El lunes Laura nos contó que esta semana íbamos a celebrar en el cole el Día de la Paz.

Pero...¿que es eso de la Paz?

- Es estar tranquilos.
- El año pasado lo celebramos todos juntos.
- Jugar juntos con los amigos.
- Ponerse la cremallera de no hablar.
- Estar calladitos si habla un amigo.
- Cantar todos.
- Darnos la Paz en la iglesia.
- Estar todos y bailar y cantar juntos.
- No pelearse.

Recordamos que la Paz es quererse, dar cariño, respetar a todos, no pelearse, escuchar a los demás.

También hablamos de las cosas que no eran Paz: quitar los juguetes, robar, decir cosas feas a los demás, gritar a los amigos, pelear, pegarse, morder, arañar, poner bombas. La guerra no es Paz.

Y entonces llegó una pregunta:

- ¿Y por qué se celebra el 30 de enero?

Laura nos contó el motivo de celebrarlo justo ese día. 

En 1964, un profesor llamado Llorenç Vidal, tuvo una idea: celebrar el Día Escolar de la No Violencia y la Paz. Era algo muy importante para todo el mundo y la finalidad de poner un día específico era concienciar a la sociedad de la relevancia de este asunto. 

Se eligió el 30 de enero, por las Naciones Unidas, porque en esta fecha se conmemora la muerte de Gandhi.

- ¿Gandhi? ¿Y quién es Gandhi?

Mohandas Karamchand Gandhi fue un abogado, pensador y político hinduista indio que luchó por la independencia de su país de la colonia inglesa. Lo más importante de su lucha no fue esto, sino la forma de actuar: siempre lo hizo de una manera pacífica y defendió no usar la violencia. 

Esto hizo que se convirtiera en una persona muy importante y que en su país le cambiaran el nombre a 'Mahatma', que significa 'Alma Grande'.

Gandhi fue un hombre de paz porque consiguió ganar una guerra con la paz. Su lucha fue la no-violencia y era la primera vez en la historia que se conseguía un territorio sin lucha armada, simplemente con el diálogo y la verdad.

Aunque Gandhi no utilizaba la violencia, su actitud llevaba la contraria al gobierno, y por eso lo ingresaron varias veces en la cárcel. 

Gandhi consiguió dejar un gran legado: la tolerancia y la paz. Perdió la vida cuando un hombre que no compartía su manera de ver el mundo lo asesinó el 30 de enero de 1948. 

Os dejamos aquí una presentación con una sencilla biografía.


Nos llamó mucho la atención conocer a Gandhi. Cuando vimos algunas de sus fotografías observamos que llevaba gafas, que no tenía pelo, que era morenito, muy delgado, que vestía con túnicas porque era llevó una vida muy humilde lejos de lujos y riquezas.

Ahora ya sabemos porqué se celebra el día de la Paz justo el día 30 de enero.

Después de haber hablado de todo esto hicimos unos dibujos donde plasmamos lo que era para nosotros la Paz.



En el cole no lo íbamos a poder celebrar ese día, porque no tenemos colegio. Pero la profe nos explicó que lo íbamos a hacer antes, el día 27.

Nosotros nos acordábamos muy bien de cómo lo habíamos celebrado el año pasado:

- Cantamos con todos los niños del cole una canción (y nos pusimos a cantarla).

Este año íbamos a cantar otra diferente que también hablaba de la Paz. Se titula: Que canten los niños, y la compuso un señor muy famoso que se llama Jose Luis Perales.

Por eso esta semana hemos estado ensayándola y trabajando en los preparativos para ese día.

Entre todos los niños hicimos una lámina que representaba una de las frases de la canción: Yo canto para que sea verde el jardín.





Así que hoy hemos salido al patio con todos los niños del colegio y hemos cantado la canción. Además los niños de 6º han dicho unas frases muy bonitas relacionadas con los sueños que tienen para cultivar la Paz.

Cada clase había preparado una lámina con una de las frases de la canción, que levantaban cuando aparecía en la melodía.

Como nuestra clase compartía lámina con nuestros amigos de 4 años A, los dos encargados de levantarla han sido Sebástian e Irene.

En cuanto hemos salido al patio Laura nos ha hecho algunas fotos.







Cuando han ido bajando al recreo el resto de niños del cole, nos hemos intercalado con niños de primaria (que es algo que nos gusta mucho).

Con todas las hojas de las frases de la canción hemos compuesto un gran mural.

Y para finalizar hemos bailado al ritmo de canciones relacionadas con la Paz.

Os enseñaremos más fotografías en unos días.

Para terminar os dejamos la canción.

Leer más...

22 de enero de 2017

Julio Verne en la biblioteca

Cada semana hacemos una visita a Roque. Es algo que nos encanta, porque aunque leemos muchos cuentos en clase, en la biblioteca es especial y diferente.

El jueves descubrimos que Roque había preparado una gran colección de libros de Julio Verne y también muchos objetos relacionados con él y sus obras: un telescopio, un globoterráqueo, un montón de imágenes...

Le preguntamos a Laura por los títulos de algunos libros, ya que las portadas no nos sonaban. Vimos también, que los libros tenían muuuuuuuchas hojas y muuuuuuuuchaaaaassss letras, y con pocos dibujos, porque son versiones para más mayores. También descubrimos que había libros con el mismo título, pero eran diferentes: sus portadas, el tamaño...

Esto nos sirvió para aprender que de un mismo libro se pueden hacer versiones por ejemplo adaptadas a diferentes edades, también puede ser que una misma historia la editen diferentes editoriales.

Aquí os dejamos las fotografías para que veais todo lo que nos encontramos: 






Y hablando de globo terráqueo os adelantamos que tenemos uno en clase. Como nos gusta tanto viajar con Google Maps, antes de vacaciones Laura nos dijo que le podíamos pedir a los chicos de primaria uno para que nos lo prestaran unas semanas.

Así que el jueves aprovechamos y nos fuimos a 4º de Primaria a pedirles prestado un "planeta" como nosotros lo llamamos. Realmente es así, es un planeta.... nuestro planeta.

Os contaremos más cosas de él más adelante.

Leer más...

21 de enero de 2017

El árbol de las sumas de Miguel

Antes de acabar el trimestre Miguel nos trajo a clase un juego que había hecho con su padre.



Se trataba de un árbol con el que podía hacer sumas. Pero eso de sumar... no sabíamos muy bien lo que era, ¿o si?

Cuando Laura nos lo explicó, descubrimos que nosotros hace mucho tiempo que jugamos a sumar. 

Por ejemplo, por la mañana cuando vemos cuantos niños y niñas faltan: hacemos sumas. 
"Si falta una niña, y faltan dos niños ¿cuántos niños y niñas faltan en total?"

También cuando jugamos con los multicubos a poner la fecha. Hace tiempo que vamos marcando con esos cubitos el día del mes. Lo que pasa es que cuando una torre llega a 10 pisos, ya no podemos poner más. Laura a eso lo llama DECENA, pero es una torre de 10 pisos. Si necesitamos poner el 11, ya sabemos que es una torre entera y una pieza (UNIDAD) más (que además ponemos de otro color y separada de esa torre, para hacer una torre nueva).

A veces también jugamos a hacer restas. "Si a esta torre le quito 2 piezas, ¿cuantas piezas me quedan?".

Estos juegos los hacemos en muchas ocasiones en clase. A veces las pensamos, a veces utilizamos material para poderlo manipular (esto siempre es lo ideal para poderlo vivenciar), a veces dibujamos palitos...

El caso es que el árbol que nos trajo Miguel servía para hacer sumas.

En el árbol había una ranura con una tira de números y además Miguel también nos dijo que hacía falta unos dados y unas bolitas.


Al tirar el dado había que poner en la copa del árbol, tantas bolitas como nos había dicho el dado. Tras volver a tirar el dado, poníamos de nuevo tantas bolitas como nos decía esta segunda vez. Para realizar la suma, contamos todas las bolitas que había en la copa y movíamos la tira de números hasta que viéramos el resultado por la ranura.

Así que cuando jugamos y vimos lo chulo que era, le dijimos a Laura si nos podíamos hacer uno para casa.

Y estos primeros días de trimestre nos hemos hecho cada uno nuestro propio árbol. (Y también nos haremos otro para el rincón de mates). 

Recordamos como podían ser las copas de los árboles ya que todos no son iguales. Para nuestro juego necesitamos que los árboles tengan hojas, ya que si están peladitos no iba a ser lo mismo.

Dibujamos  varios modelos (teniendo en cuenta que tenían que ser grandotes para poder meter allí las bolitas de la suma) y pensamos cual nos gustaba más.

Después la profe dibujó en un folio el árbol que creíamos que era el mejor para nuestro juego. 

Tras hacer las fotocopias lo pintamos con ceras, lo barnizamos y los recortamos o picamos (cada uno como quiso).

En la tira de cartulina pusimos los números del 2 al 12. Descubriendo además que no podíamos poner el 0 y el 1, ya que los dados no tienen 0, así que como mínimo nos saldría 2 en la suma. Y como máximo 12, porque el 6 es el número más grande que puede salir.

Recortamos también las instrucciones del juego (todo juego necesita tenerlas para que quien no sepa jugar, aprenda, conozca las normas del juego, el n´º de jugadores, el material que contiene, posibles variantes...). 




Con esto ya estábamos preparados para echar la primera partida, pero... ¿los dados y las fichas?

Menuda sorpresa nos llevamos cuando vimos que Laura nos había preparado unas bolsitas con dos dados y doce fichas para cada uno.




Como nos había quedado tan chulo, la profe se lo contó a Laura (la seño de la otra clase), que también le pareció una idea genial. Y ellos también se han hecho un árbol de las sumas. Miguel pasó a explicar a los chicos de la otra clase cómo se jugaba. Para esta misión se buscó un ayudante (Francisco) para que le echara una mano porque a veces nos da vergüenza ir solos a los sitios, y nos gusta más hacer las cosas en equipo. 

Estamos contentísimos con nuestro árbol porque nos ayuda a jugar con los números, a contar, a prestar atención, nos sirve para hacer sumas... Y además jugamos con los dados que es algo que nos chifla!! 



Esperamos que os guste nuestro juego. El lunes nos lo llevaremos a casa para jugar con vosotros.


Muchas gracias Miguel por enseñarnos una forma muy divertida de jugar con los números.

Leer más...