29 de enero de 2017

Picasso y la paloma de la Paz

Aprovechando que mañana se celebra el Día Escolar de la No Violencia y la Paz, queremos contaros algo que pasó el martes.

Laura vino a clase con una noticia que nos sorprendió mucho.

Habían aparecido en su casa un montón de palomas.

- ¿Se han ido volando?
- ¿Dónde están?
- Habrán venido a ver a Tortugui.

Las palomas no eran palomas de plumas, si no que eran unos dibujos en un papel.


La profe puso las imágenes en la pizarra y las observamos en silencio. Después cada uno fuimos diciendo cual nos gustaba más y porqué, y qué veíamos en la imagen.

- Son palomas de la Paz.
- A mi me gusta la de las flores, porque tiene muchos colores.
- Pues a mi me gusta la del sol, que tiene debajo una espada.
- A mi la que tiene un palito en el pico.
- A mi la niña que cuida a una paloma y tiene una pelota de colores.
- A mi la que tiene caras de señoras alrededor.
- ...

Cuando terminamos, Laura nos contó que todas esas imágenes eran cuadros de un mismo pintor.

- ¡Kandinsky! - dijimos muchos sin dudarlo.

Pero no eran de él, si no de un pintor español llamado Pablo Picasso. (Pablo Ruiz Picasso).


El pintor malagueño hizo famosa la paloma como símbolo de Paz , cuando uno de sus dibujos fue seleccionado para el cartel del Primer Congreso Mundial de Partidarios de la Paz, celebrado en Paris en abril de 1949.


En 1945 finalizó la Segunda Guerra Mundial, dejando una gran cantidad de muertos y heridos. Tres años después un grupo de intelectuales del mundo se reunieron para decidir como se podía evitar los que una guerra similar se repitiera de nuevo. Y como iniciativa de esta reunión se convocó el Congreso Mundial.

En ese congreso participaron personas muy importantes de todo el mundo, entre ellos Pablo Picasso.

Desde entonces el pintor comienza a realizar una serie de dibujos de palomas, algunos de las cuales se utilizarían para otros congresos similares.

A Picasso le encantabas los animales, y las palomas le acompañaron en muchas de sus obras.


Cuentan que su segunda hija nació el día que comenzó este Congreso y por eso decidió ponerle de nombre Paloma. A su vez, cuando su hija tuvo una niña, la llamó Paz.

Después Laura nos contó un poquito la historia de cada uno de los cuadros.

En uno de ellos podemos ver cuatro caras de diferentes tonos de piel. Este cuadro nos quiere explicar la existencia de diferentes razas, todas ellas unidas por la paloma de la paz. 


En otro, por ejemplo vemos una paloma posada por objetos que representan la guerra: espadas, armas...



También vemos una niña "cuidando la paz"...


La que más nos llamó la atención a la mayoría fue esta.


Y por eso hicimos nuestra propia versión.

Laura nos preguntó si nos atreveríamos a dibujar una paloma igual a la del cuadro de Pablo Picasso.

- Pero es difícil, porque está muy bien hecha.
- Pero a nosotros nos sale bien.
- Y si no sale igual no pasa nada. 

Así que nos preguntó qué nos parecería si esta vez le pidiéramos ayuda a la luz.

- ¿Quién es luz?
- Pues seguro que una pintora.

La profe nos pidió que pensáramos de qué manera ella a veces hace los dibujos en papel continuo. La verdad es que no nos acordábamos de eso.

Así que encendió el proyector y puso en el ordenador la imagen de la paloma. Nosotros la podíamos ver reflejada en la PDI (Pizarra Digital Interactiva).

Al principio era grande y ocupaba toda la pantalla, luego le fue cambiando el tamaño y la hizo más pequeñita.

Nos enseñó un folio en blanco y lo pudo sobre la PDI.

De repente esa paloma pequeña se veía dentro del papel.

- ¡Ya está! ya la tienes.

Pero cuando lo quitó, desaparecía y el papel estaba en blanco.

- A ver, dale la vuelta al papel que seguro que está detrás.

A la profe esto le dio mucha risa, pero cuando giró el papel la paloma tampoco estaba allí.

Volvió a colocar el folio sobre la PDI y allí estaba de nuevo. Laura nos explicó que si ponemos algo justo delante de la luz del proyector se ve reflejado en esa superficie. Primero en la pizarra, luego en el folio. Cuando Laura puso su mano en esa zona, también vimos la paloma en su palma. Se puso de espaldas y pudimos ver en su bata morada la paloma perfectamente.

Así que solo nos quedaba pensar como la podíamos pasar al papel.

- Pues coge un lápiz y repasas la línea que se ve.

Dicho y hecho. Y de esa manera hicimos que la paloma estuviera en el folio.

Después nos dijo que pensáramos en qué más sitios, además del proyector, tenemos luz en clase.

- ¡En la mesa de luz!

Así que la encendimos y pusimos una paloma encima, y sobre ella un folio en blanco.

- Haz lo mismo, repasa con lápiz el dibujo y a ver lo que pasa.

Y lo que pasó es que obtuvimos otra paloma igualita.

Pero claro...si en casa queremos jugar a calcar alguna vez, iba a ser complicado. No tenemos proyector y solo alguno de nosotros tiene mesa de luz.

Y pensando, pensando... resulta que todos tenemos cosas que dan luz en casa (además de las bombillas).

- ¡Las ventanas!
- Sí, porque entra sol.
- De noche no funcionará.

Y probamos a calcar una paloma en la ventana.

¡Menudo descubrimiento!

Entonces, después de todas estas reflexiones, llegó el momento de hacernos nuestra propia paloma de la paz al estilo Picasso.

Lo primero era calcar la silueta de la paloma. Para ello, utilizamos la mesa de luz ya que era más cómodo hacerlo sentados con el papel apoyado en horizontal. Tuvimos mucho cuidado de no mover el papel, algo muy importante cuando estamos calcando.




Después repasamos esa línea con rotulador azul. Escribimos la palabra PAZ y firmamos el cuadro poniendo nuestro nombre y el apellido del autor original.


Tras pintar el fondo con pintura tumbada de colorines, solo nos faltaba hacer las flores. Cada uno las hicimos como quisimos, con puntitos, con gomets, con pintura, rotuladores...



El resultado nos encantó, así que os las dejamos para ver si os gustan.





No hay comentarios:

Publicar un comentario