21 de enero de 2017

El árbol de las sumas de Miguel

Antes de acabar el trimestre Miguel nos trajo a clase un juego que había hecho con su padre.



Se trataba de un árbol con el que podía hacer sumas. Pero eso de sumar... no sabíamos muy bien lo que era, ¿o si?

Cuando Laura nos lo explicó, descubrimos que nosotros hace mucho tiempo que jugamos a sumar. 

Por ejemplo, por la mañana cuando vemos cuantos niños y niñas faltan: hacemos sumas. 
"Si falta una niña, y faltan dos niños ¿cuántos niños y niñas faltan en total?"

También cuando jugamos con los multicubos a poner la fecha. Hace tiempo que vamos marcando con esos cubitos el día del mes. Lo que pasa es que cuando una torre llega a 10 pisos, ya no podemos poner más. Laura a eso lo llama DECENA, pero es una torre de 10 pisos. Si necesitamos poner el 11, ya sabemos que es una torre entera y una pieza (UNIDAD) más (que además ponemos de otro color y separada de esa torre, para hacer una torre nueva).

A veces también jugamos a hacer restas. "Si a esta torre le quito 2 piezas, ¿cuantas piezas me quedan?".

Estos juegos los hacemos en muchas ocasiones en clase. A veces las pensamos, a veces utilizamos material para poderlo manipular (esto siempre es lo ideal para poderlo vivenciar), a veces dibujamos palitos...

El caso es que el árbol que nos trajo Miguel servía para hacer sumas.

En el árbol había una ranura con una tira de números y además Miguel también nos dijo que hacía falta unos dados y unas bolitas.


Al tirar el dado había que poner en la copa del árbol, tantas bolitas como nos había dicho el dado. Tras volver a tirar el dado, poníamos de nuevo tantas bolitas como nos decía esta segunda vez. Para realizar la suma, contamos todas las bolitas que había en la copa y movíamos la tira de números hasta que viéramos el resultado por la ranura.

Así que cuando jugamos y vimos lo chulo que era, le dijimos a Laura si nos podíamos hacer uno para casa.

Y estos primeros días de trimestre nos hemos hecho cada uno nuestro propio árbol. (Y también nos haremos otro para el rincón de mates). 

Recordamos como podían ser las copas de los árboles ya que todos no son iguales. Para nuestro juego necesitamos que los árboles tengan hojas, ya que si están peladitos no iba a ser lo mismo.

Dibujamos  varios modelos (teniendo en cuenta que tenían que ser grandotes para poder meter allí las bolitas de la suma) y pensamos cual nos gustaba más.

Después la profe dibujó en un folio el árbol que creíamos que era el mejor para nuestro juego. 

Tras hacer las fotocopias lo pintamos con ceras, lo barnizamos y los recortamos o picamos (cada uno como quiso).

En la tira de cartulina pusimos los números del 2 al 12. Descubriendo además que no podíamos poner el 0 y el 1, ya que los dados no tienen 0, así que como mínimo nos saldría 2 en la suma. Y como máximo 12, porque el 6 es el número más grande que puede salir.

Recortamos también las instrucciones del juego (todo juego necesita tenerlas para que quien no sepa jugar, aprenda, conozca las normas del juego, el n´º de jugadores, el material que contiene, posibles variantes...). 




Con esto ya estábamos preparados para echar la primera partida, pero... ¿los dados y las fichas?

Menuda sorpresa nos llevamos cuando vimos que Laura nos había preparado unas bolsitas con dos dados y doce fichas para cada uno.




Como nos había quedado tan chulo, la profe se lo contó a Laura (la seño de la otra clase), que también le pareció una idea genial. Y ellos también se han hecho un árbol de las sumas. Miguel pasó a explicar a los chicos de la otra clase cómo se jugaba. Para esta misión se buscó un ayudante (Francisco) para que le echara una mano porque a veces nos da vergüenza ir solos a los sitios, y nos gusta más hacer las cosas en equipo. 

Estamos contentísimos con nuestro árbol porque nos ayuda a jugar con los números, a contar, a prestar atención, nos sirve para hacer sumas... Y además jugamos con los dados que es algo que nos chifla!! 



Esperamos que os guste nuestro juego. El lunes nos lo llevaremos a casa para jugar con vosotros.


Muchas gracias Miguel por enseñarnos una forma muy divertida de jugar con los números.

Leer más...
Blogger Tricks

20 de enero de 2017

El cumpleaños de Aitana

Esta semana Aitana ha cumplido 5 años. Ha sido la primera en celebrar su quinto cumpleaños.


Nos invitó a almorzar dos riquísimos bizcochos y unos zumos.


Nosotros le preparamos la felicitación y ya veis lo contenta que estaba con la corona.







Le dejamos además este vídeo de regalo.


Leer más...

19 de enero de 2017

Te echaremos de menos Daniel

La semana pasada Daniel nos contó que se iba a vivir a Palma de Mallorca. 

Teníamos mucha curiosidad donde estaba esa ciudad. Así que nos fuimos de viaje, como hacemos muchas veces con Google Maps y el "muñeco naranja".

Observamos que es una isla, que es pequeña y pudimos ver algunas de sus calles. Dani nos contó que iba a ir en barco, y es que para ir allí no podemos ir en coche, porque hay que cruzar el mar.

Dani se iba a ir con su coche, pero porque lo iba a montar en un barco junto con su equipaje.

Nos despedimos de él y le dimos de recuerdo unas fotografías nuestras, para que las pueda poner en su habitación y así sienta que seguimos cerquita.

Te vamos a echar mucho de menos. 

Esperamos que os vaya muy bien en vuestra nueva vida.

Leer más...

18 de enero de 2017

La estufa de Tortugui y la hibernación

Este año es el primer invierno que Tortugui pasa con nosotros en clase. Desde que comenzó a hacer frío notamos que nuestra mascota casi no se movía, no comía...

Cuando nos la llevamos a casa el fin de semana, los papás también se dieron cuenta de esto.

Recordamos que el año pasado cuando hicimos el proyecto de Las Tortugas una de las cosas que aprendimos es que las tortugas son de sangre fría por lo tanto calientan su cuerpo con la tempera ambiente, y por eso les encanta el sol.

Ahora, aunque en clase hace calorcito y en casa también, no es suficiente para nuestra mascota.

Esto nos ha llevado a descubrir que hay animales que duermen durante el invierno, es decir HIBERNAN.

Los animales que hibernan no tienen que ser solo de sangre fría, si no que también pueden ser de sangre caliente. 

Por ejemplo, hiberna la rana, la serpiente, el murciélago, el erizo, el lirón, la marmota, la ardilla, el oso y las tortugas.

Cuando llega el frío estos animales se preparan buscan un lugar seguro como una madriguera o una cueva. De esa manera están seguros y calientes dutante los meses de su letargo. Almacenan grasas en su cuerpo mientras hace buen tiempo, para que cuando llega el invierno puedan aguantar sin comer. Es decir, acumulan reservas. 

Cuando están dormidos estos animales no gastan prácticamente energía ya que no se mueven, además su corazón late mas lento y  también respiran mas despacio .

Cuando llega la primera vuelven recuperan su vitalidad y vuelven a la normalidad.

Laura nos explicó, que esto era lo que le pasaba a Tortugui. Como estos reptiles hibernan, ella estaba ya empezando a quedarse dormidita.

Nos explicó que había ido a la tienda de animales para preguntar qué es lo que podíamos hacer para que nuestra tortuga estuviera bien. Si la dejábamos hibernar o hacíamos algo para que estuviera activa durante estos meses.

Le recomendaron que le pusiéramos un calentador para que su agua estuviera a la temperatura óptima y que ella estuviera muy a gustito. Era todavía muy pequeña para hibernar y aguantar todos estos meses sin comer.

Así que compro un chisme que es como una estufa para su tortuguera.

Cuando lo vimos nos dimos cuenta que tenía un cable, que tendría que ponerse "en un agujero de la pared". Y vimos que se encendía una luz y al tocarlo estaba calentito. Pero si lo desenchufábamos la luz se apagaba. Tenía además como unas gomas (ventosas) que nos sonaban de "lo que se pone para tapar el sol en el coche". Y también de la caja, sacó como un muelle transparente



Nosotros nos calentamos en casa con radiadores, con la chimenea, con estufas... en clase tenemos suelo radiante. Así que a nuestra mascota le hemos puesto una estufita que hace que su agua siempre este caliente. Se sujeta con las ventosas para que no se mueva. Cuando llega a la temperatura ideal, la estufa se apaga. Que el agua baja de temperatura, solita se vuelve a encender (por eso la luz azul se va y viene). Y ese muelle transparente es para proteger el cable del calentador y que Tortugui no lo pueda morder.

En el momento que le pusimos a Tortugui su estufa, comenzó a moverse, a comer, a estar contenta de nuevo. Le gusta tanto que hasta se pone encima para calentarse bien.

Gracias a nuestra mascota, ahora ya sabemos que hay animales que hibernan y qué es lo que ocurre esos meses.


Aquí os dejamos un vídeo y unas imágenes de algunos de los animales que hibernan en invierno.







En este vídeo podemos ver lo que ocurre cuanto los osos hibernan.


Y ahora os dejamos un vídeo de lo que ocurre cuando llega la primavera.



Y por último, os queremos contar otra cosa que hemos hablado en clase sobre la hibernación.

Resulta que no solo algunos animales hibernan, si no que también lo hacen algunos aparatos electrónicos.

Nosotros vivimos ese descanso con nuestro proyector en clase. Cuando llevamos un rato que no lo utilizamos se pone la pantalla azul...y decimos ¡está descansando! Así ahorra energía y no gasta su bombilla (parecido a nuestra tortuga).

Leer más...

17 de enero de 2017

Sueños de nieve

Ya sabéis que antes de leer un cuento, seguimos una rutina que aunque para nada estaba establecida, es imposible que no hagamos todo esto con cada libro que leemos en clase. 

Si Laura no nos quiere dar pistas del libro que vamos a leer (y aún lo tiene escondido en su armario o su bolso de gatos), le pedimos que nos enseñe la portada. (A veces hasta suplicamos el ver la contraportada y el lomo).

No podemos empezar a leer ningún cuento sin haber visto bien cada una de las partes del libro.

Observamos con atención cada detalle de la portada, imaginando la historia que guarda en su interior. Jugamos a leer el título (o si es en minúsculas nos lo lee la profe), y con esa pista volvemos a replantearnos el tema del libro. Leemos también como se llama el autor (que es el que escribe el cuento) y el ilustrador (que es el que hace los dibujos) y  a veces descubrimos que una misma persona hace todo. Leemos también el nombre de la editorial que es la empresa que imprime y pone esa historia en forma de libro.

El lomo, que suele llevar el título del libro y también el dibujito propio (logo) o nombre de la editorial. A veces nos sorprendemos descubriendo una pequeña imagen del protagonista o de algo significativo del libro.

Las guardas, que son esas hojas que protegen al libro, a la historia. Y hacen que las tapas (portada y contraportada) se unan a las páginas. A veces las guardas son de un color liso. Pero las que mas nos gustan son las que llevan dibujitos, que por supuesto tienen que ver con la historia que guardan.

Las páginas a su vez, tienen un número, ese número indica el orden de esas páginas y si vamos a la última descubrimos cuantas páginas en total tiene un libro.

La contraportada a veces también nos da pistas, por ejemplo si vemos que es gruesa y además tiene una especie de cajita de plástico o botón, sabemos que ese libro va a tener sonidos.

Y este es el caso del cuento del que os vamos a hablar hoy.

Se titula Sueños de nieve.

Cuando Laura nos enseñó la portada tuvimos una duda, ¿era un libro de Papá Noel?. Se acercaba la Navidad y ese señor gordote de la portada nos confundió un poco. Pero uno de nosotros dijo:

- No, no es Papa Noel. Su gorro no tiene pompón. 

Y tras esta aclaración, se despejaron todas las dudas y ya no se habló más.

La portada además estaba llena de copitos de nieve, y esos copitos eran suaves, de terciopelo.

La historia comienza con la presentación del protagonista, un granjero que tenía una pequeña granja, tan pequeña que solo tenía cinco animales. Como eran poquitos los llamaba: uno, dos, tres, cuatro y cinco. Además tras los establos también tenía un arbolito, y lo llamaba árbol.


Todas las mañanas daba de comer y limpiaba a sus animales y por las tardes merendaba una rebanada de pan con miel y un poleo. 


Muchos días se quedaba medio dormido en su sofá, y uno de esos días nuestro granjero tuvo un sueño muy especial.

Soñó que nevaba y que una fina capa de nieve cubría cada uno de los animales.

Cual fue su sorpresa cuando al despertar vio todo blanco, ¡había nevado!. ¿Realmente había sido un sueño?

Esto hizo que recordara que casi no llegaba a algo muy importante. Así que se abrigó mucho con su abrigo calentito, sus botas calentitas, su gorro calentito y sus guantes calentitos y salió corriendo despertando a su paso a uno, dos, tres, cuatro y cinco.



Había cogido una caja y un saco, que vació en cuanto llegó a su árbol. Y allí...


¿Qué creéis que pasó?

Cómo veis es un cuento sencillo, con unas ilustraciones preciosas. Pero aún no sabéis lo más chulo del cuento.

Os hemos contado que nevó, y que el granjero en su sueño fue viendo como todo se iba cubriendo de nieve. Esa nieve tapó a cada uno de sus animales, incluso a él. Y en el cuento estas escenas se representan de una forma que nos dejó con la boca abierta.

¡Mirad, mirad!



¿Qué os parece? Al pasar la hoja transparente (acetato) los copos y la nieve desaparecían y se quedaba al descubierto los animales de su granja.

Nosotros al ver esa "magia", le dijimos a Laura que queríamos tener algo así (por pedir que no quede).

Así que no sabemos como se le ocurrió, pero a los días nos explicó la manualidad qué ibamos a hacer.

Por un lado completamos en una cartulina los elementos que faltaban para escenificar una parte del cuento. 

Teníamos una casita pequeña y una grande, pero faltaban el granjero y ss animales. Además pusimos los nombres y los números. Tras recortarlo y pegarlo en otra cartulina solo faltaba hacer el árbol. Y también le pedimos a la profe que queríamos poner el botón (el botón que al pulsar en el cuento hacía que sonara una canción, de ahí que el libro tuviese en la contraportada una cajita).


No hicimos copos de nieve, porque eso lo íbamos a hacer de otra manera.

Lo primero era hacer circulitos, y que mejor que hacer circulitos de papel que un taladro. Pero no uno de los de la pared, si no de esos que utilizan los mayores para hacer agujeros en los folios y después meterlos en cuadernos de anillas. A nosotros nos encantan. Lo mejor, abrir la tapa que tiene abajo y ver todos los circulos que salen. Los fuimos guardando en una bandejita para que no se perdieran.


Al principio íbamos haciendo los agujeros por el borde de los folios, pero claro por dentro ya no se podían hacer. Hasta que Laura nos explicó el truco de doblar la hoja, de esa manera llegábamos a muchos mas sitios.

Después esos círculos había que meterlos en unos plásticos. 


Son unos plásticos especiales que tienen dos hojas pegadas. Había que ponerlos con paciencia, despacito para que no se pegaran unos con otros.

Después esos plásticos se meten en una máquina que da calor... se quedan duros, como todos los carteles, fotografías y tarjetas que tenemos en clase. A eso se le llama PLASTIFICAR.

Pero nada como ver cómo era esa máquina mágica. Así que por grupos nos fuimos de excursión a la cabina de Jorge, el conserje, uno de los pocos espacios que no conocíamos del cole.

Y allí estaba, una cosa alargada de color negro y gris, con botones y una pantalla que indica cuando se pueden meter los plásticos.

Nuestras caras al ver que entraba de una manera y salía por el otro lado de otra...no tienen precio.





Esos plásticos por dentro son un poco rugosos y tienen dentro un pegamento que no se te pega en los dedos. Dentro de la máquina hay unos rodillos que hacen que las hojas pasen de un lado a otro. Y como la máquina está caliente, ese calorcito hace que el pegamento que tienen dentro los plásticos se funda, y haga que se pegue y se quedé más duro.

Y así con nuestras hojas plastificadas ya solo faltaba montar la nieve sobre el paisaje.


Y esto no quedó aquí, porque aún teníamos una sorpresa más.

Laura nos hizo unas fotos con el gorro de Papá Noel haciendo una postura un poco rara. Teníamos que representar que estaba nevando. Ni le preguntamos porqué nos hacíamos esa foto, como nos encanta posar, no le dimos más importancia.

Pero cuando vimos esto... lo entendimos todo.






¿Os gusta?

Cómo veis un libro que nos ha dado mucho juego.

Antes de terminar os queremos dejar un vídeo del cuento, pero sin ninguna duda os recomendamos que paséis por una biblioteca o una librería, para disfrutar de él. (Hay varias versiones diferentes, entre ellas una de cartoné con solapas y también esta que es un libro sonoro).



En nuestro Árbol de los Cuentos, este fantástico libro también tiene su hoja, esta vez, con un cerdito (como el que aparece en el granja).


Sueños de nieve
Eric Carle
Kókinos, 2013


Leer más...

16 de enero de 2017

El topo que quería saber quién se había hecho aquello en su cabeza

Hace ya unas cuantas semanas Laura trajo a clase un cuento que nos gustó mucho: El topo que quería saber quién se había hecho aquello en su cabeza. 

El traer este cuento surgió porque un día viendo en clase una presentación de palabras que empiezan por T apareció un topo.

Algunos de nosotros no sabíamos qué animal era ese. Así que la profe nos contó algunas cosas sobre el y además nos dijo que traería un cuento en el que el protagonista era este animal.

Era una edición especial con sonido. A veces los libros se editan de diferentes formas: en cartón, en formato más grande, mas pequeño, a veces con sonido. 

Solamente el ver la portada ya llamó nuestra atención. Era un título larguísimo, porque tenía un montón de letras. Y además aparecía un animal que tenía un “gorro”.


Cuando el topo asomó la cabeza por la boca de su madriguera para ver si había salido el sol, se encontró con una caca que le caía en la cabeza. Indignado comenzó a investigar quien era el responsable: preguntó a la paloma, a la vaca, al caballo...




Laura iba leyendo cada trocito y luego apretaba al botón y...todos nos quedábamos boquiabiertos. Podíamos ver como eran las cacas de cada animal y además escuchábamos unos ruidos muy graciosos.



Así que estuvimos todo el cuento riéndonos pensando en qué animal era el responsable del problema del topo. La verdad es que el final, aunque nos dio risa también nos sirvió para hablar que no está bien hacer algo que no nos gusta que nos hagan a nosotros (aunque nos siente mal).

El tema escatológico es algo que nos encanta. A veces a los mayores les da un poco de vergüenza hablar de esto. Pero es algo que todos hacemos, que tenemos que tratar con normalidad y que también nos puede enseñar muchas cosas.

Tras leer el cuento y verlo en silencio como hacemos siempre, la profe nos preguntó que ocurría con nuestras cacas, si eran más parecidas a las de un animal o a otro.

Y gracias a un libro muy chulo que tiene Laura descubrimos como la comida que comemos se convierte en caca, qué recorrido sigue, qué órganos entran en juego...



Ahora os dejamos un vídeo del cuento para que os lo paséis tan bien como nosotros.


En nuestro Árbol de los Cuentos, este también tiene su hoja (con su topo y su caca)



El topo que quería saber quién se había hecho aquello en su cabeza
Werner Holzwarth / Wolf Erlbruch 
Editorial Alfaguara, 2002

El cuerpo humano
Pascale Hedelin
SM, 2007


Leer más...

15 de enero de 2017

El juego de Alba

Antes de acabar el primer trimestre Alba nos quiso enseñar uno de los juegos que le habían regalado para su cumpleaños.


Es un juego que se llama Speed Cups y es muy divertido. Pueden participar hasta 4 jugadores. Cada uno de ellos tiene cinco cubiletes cada uno de un color. También hay un timbre y muchas cartas.

Cuando alguien gira una carta, todos los participantes tienen que colocar sus cubiletes en el orden que aparece en esa carta. 

El que primero haga esa composición pulsa el timbre. Y después todos revisamos si está bien. Si está bien, ese jugador se lleva la carta. Gana el que más cartas consiga.

A veces los cubiletes hay que colocarlos de manera vertical uno encima de otro. Otras veces de forma horizontal, uno al lado del otro.



Un juego divertido en el que se pone en marcha la atención, la percepción espacial, la motricidad y la rapidez. 

Muchas gracias por compartirlo con nosotros.
Leer más...

14 de enero de 2017

Un rincón especial en el hall

Este curso en el hall del colegio tenemos un rincón muy especial.

Por eso os invitamos a descubrirlo haciendo una visita al blog de Roque Rataplín. (Podéis hacer clic en la imagen o aquí).

Nosotros ya hemos estado allí y nos ha encantado.





Leer más...

12 de enero de 2017

La casa de las Tortugas

Ahora nos hemos dado que no os hemos enseñado como ha quedado la casa que nos regaló Francisco para clase.





Cómo veis la pintamos genial. 

Ahora la tenemos colocada en el Rincón del Supermercado y la Casita. 
Nos lo pasamos muy bien, porque ahora tenemos otro espacio en el que podemos jugar, guardar la compra, recibir visitas...


Cuando jugamos sacamos todas las cosas que guardamos dentro y movemos la casa de sitio. Al recoger volvemos a dejar todo muy bien colocado. Cada vez somos más mayores y autónomos.

Gracias de nuevo por el regalo.
Leer más...